Vivir con salud: Adultos con una enfermedad mental

Cómo hablar de la enfermedad mental


A veces resulta complicado hablar sobre las enfermedades mentales. Las palabras son poderosas y si se usan incorrectamente  corremos el riesgo de caer en limitaciones y discriminación. A nadie le gusta que le llamen de cierta forma. La enfermedad mental es un aspecto de nuestra vida y no el elemento principal que nos define. Aquí verá algunas guías y recursos útiles:

Table of Contents

¿Qué palabras usar?

Antes de hablar con los demás, piense en las palabras que quiere usar.

¿Desea que los demás lo definan por la enfermedad que tiene? Usted puede describir lo que siente y los síntomas que tiene en vez de usar la etiqueta del diagnóstico. Por ejemplo: "Estoy triste porque..." "Tengo esperanza porque..." "No logro concentrarme cuando..."

Si usted decide hablar sobre una enfermedad mental específica, hágalo de la misma forma en que las personas hablan sobre sus enfermedades físicas. Por ejemplo, cuando alguien habla de la diabetes dice: "Tengo diabetes". Usted puede decir: "Padezco de esquizofrenia", en vez de decir: "Soy esquizofrénico".

Puede usar estas palabras:

  • Esperanza
  • Bienestar
  • Reto
  • Recuperación

Contribuya a eliminar los estigmas y no permita que las personas usen estas palabras:

  • Psicópata
  • Loco
  • Demente
  • Chiflado
  • Inútil

¿Cómo decírselo a la gente la primera vez?

Conozca todo lo que pueda sobre su enfermedad mental para que pueda contestar cualquier pregunta.

Tenga en cuenta que posiblemente los demás no sepan mucho sobre salud mental y enfermedades mentales. Sugiérales conocer más.

Hay muchas sugerencias buenas en: http://mental-health.families.com/blog/telling-people-about-your-mental-illness#

¿Cómo hablar con los familiares y amigos?

  • Tenga en cuenta que todos son adultos. Usted decide en qué medida ellos pueden participar en su recuperación y ellos deciden si están dispuestos a participar en este proceso.
  • Explique las situaciones que provocan los síntomas.
  • Escuche con atención y respeto.
  • Escuche sus sentimientos y lo que es importante para ellos.
  • Invítelos a alguna distracción positiva (caminar, ir de paseo u otras actividades) y converse sobre otras cosas que no sean su enfermedad mental.
  • Recuérdeles que con el tiempo y el tratamiento usted mejorará.

¿Qué debo preguntarle al médico si me indica un medicamento psicotrópico?

Usted y su familia pueden ayudar al médico a decidir los medicamentos más apropiados para usted. El médico necesita saber su historia clínica y la de la familia, cualquier información sobre alergias; otros medicamentos, suplementos o remedios de medicina verde que usted tome, entre otros detalles sobre su salud en general. Haga las preguntas siguientes cuando le indiquen un medicamento:

  • ¿Cuál es el nombre del medicamento?
  • ¿Para qué es el medicamento?
  • ¿Cómo y cuándo debo tomarlo?
  • ¿Qué dosis debo tomar?
  • ¿Qué hacer si se me olvida tomar una dosis?
  • ¿Cuándo y cómo dejaré de tomarlo?
  • ¿Hace interacción con los otros medicamentos que tomo?
  • ¿Necesito evitar algunos alimentos o bebidas mientras tome este medicamento?
  • ¿Lo tomo con o sin alimento?
  • ¿Es peligroso tomar bebidas alcohólicas si estoy tomando este medicamento?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios? ¿Qué hacer si tengo algunos?

Después que haya tomado el medicamento durante el período de tiempo recomendado por su médico, infórmele cómo se siente, si tiene algún efecto secundario y cualquier otra preocupación que usted tenga sobre el medicamento.

¿Cómo hablar con mi jefe y mis compañeros de trabajo?

¿Cómo hablar con sus hijos?

Cuando hay un enfermo mental en la familia, todos se ven afectados. Es normal que los niños y los adolescentes sientan muchas emociones diferentes como miedo, culpa, ira o vergüenza  cuando uno de sus padres tiene algún trastorno de la salud mental. Es importante hablar con los otros hijos sobre sus sentimientos, sobre lo que le ocurre usted y ayudarlos a entender la enfermedad y responder a sus preguntas. Esto ayuda a normalizar la situación de la familia y reduce el estigma asociado a la enfermedad mental.

Estos enlaces brindan más información sobre cómo hablar con sus hijos:

Consejos para una buena comunicación

Es difícil hablar de estos temas con otra persona sin que ambos se sientan incómodos o molestos. Algo importante a tener en cuenta es la forma en que decimos las cosas. ¿Hablamos con respeto? ¿Dejamos que la otra persona mencione sus opiniones y decisiones? Trate de hablar de esta manera: "Cuando dices esto, me siento...", en vez de usar palabras como "bien" o "mal", "correcto" o "incorrecto" y "justo" o "injusto."

Escuche con atención y trate de esforzarse para entender lo que siente la otra persona y lo que es más importante para la otra persona. Mientras escuche, trate de no pensar en todo lo que usted quiere decir y concéntrese en lo que escucha. Entonces repita lo que usted cree que escuchó y pregúntele si es correcto. Traten de alternar: pídale a la otra persona que escuche ahora y que trate de entender lo que usted siente y lo que es más importante para usted. El objetivo es entender lo que necesita cada uno para  poder llegar a soluciones que funcionen para ambos.


 

Fuentes: Instituto Nacional de la Salud Mental; NAMI