Herramientas para el bienestar

La salud emocional es importante e influye también en nuestra salud física.  Casi todos los días sentimos felicidad, tristeza, esperanza y enojo. La forma en que manejamos estos cambios de emociones afecta la calidad de vida y la salud física. Cuando estamos emocionalmente saludables podemos integrar con éxito estas emociones en nuestra relación con nosotros mismos y con los demás. La autoestima positiva, la conciencia de sí mismo, la confianza y la habilidad de compartir nuestros sentimientos con los demás son esenciales. Al tener conciencia de las emociones, podemos cuidar mejor de nosotros mismos, controlar mejor el estrés de la vida y tener relaciones positivas.  

Las investigaciones han demostrado que cuando tenemos emociones negativas como la ansiedad o la depresión nuestro sistema inmunológico se ve afectado aumentando así la posibilidad de enfermarnos.

Lo que podemos hacer para tratar de mantener una salud mental equilibrada:

Hábitos saludables pueden ayudar

Cada día avance con pasos simples y pequeños para desarrollar hábitos sanos y tomar decisiones saludables.

  • Cuide su corazón: Controle su nivel de colesterol y su presión arterial.
  • Haga ejercicios para no perder su flexibilidad, resistencia y salud ósea.
  • Tenga conciencia de lo que come: Lo que come incide en cómo se siente.
  • Conozca los síntomas de la enfermedad física y dónde buscar ayuda.
  • Duerma lo suficiente.