Herramientas para el bienestar

La autoestima

¿Por qué es importante la autoestima?

Su autoestima, o la forma en que usted se valore a sí mismo como persona, afecta la mente, el cuerpo y nuestras relaciones. Aunque no lo note, la autoestima influye en su vida diaria: en sus decisiones, en situaciones nuevas y la forma en que los demás lo ven a usted. La autoestima positiva es la causa y la consecuencia de llevar una vida saludable. Como mismo aprendemos a cambiar los hábitos dañinos, también podemos mejorar la autoestima.  

Para lograr un bienestar hace falta una autoestima positiva o sana. Si en general usted se siente bien consigo mismo, su estado de ánimo estará en equilibrio, tendrá una energía positiva y se abrirá en su comunicación con los demás sintiéndose fuerte para enfrentar los problemas.

Si su autoestima es saludable, es menos probable que culpe a otras personas por sus propios errores o desdichas. Podrá aceptar la crítica y por lo tanto, podrá aprender nuevas habilidades. En sentido general, si su autoestima es saludable, se sentirá más cómodo y seguro para formar relaciones honestas. Podrá enfrentar situaciones estresantes de manera competente. Se inclinará más a tomar decisiones saludables y a apreciar lo que es bueno para su vida.

Desarrollar la autoestima

Como mismo aprendemos buenos hábitos alimenticios, también podemos aprender a  sustituir pensamientos o ideas negativas por otras más positivas y realistas. Muchos profesionales de la salud recomiendan las técnicas de la Terapia Cognitivo-Conductual (o CBT, por sus siglas en inglés) para ayudar a que la persona se quite el hábito de pensar negativamente, el cual contribuye a la falta de autoestima.

Note cómo usted se habla a sí mismo.

Note cuando sus pensamientos se vuelvan negativos. El pensamiento negativo da lugar a respuestas físicas, emocionales y de conducta; por ejemplo, problemas digestivos, cambios en los patrones del sueño, dificultad para concentrarse, o comer cuando no tiene hambre.

  • “No puedo hacer esto. Soy estúpido para las matemáticas”.
  • “Nunca le caigo bien a nadie”.
  • “Estoy seguro que voy a desgraciar la presentación”.

¿Le resultan familiares estas negaciones? ¿Quién más le ha hablado así en el pasado? ¿Por qué aún escucha esas mismas palabras?

Trate de cambiar el modo de hablarse a sí mismo.

Sea amable consigo mismo.

  • “Esto lo puedo hacer. Puede que me salga mal, pero igual aprenderé de mi error”.  
  • “¿Qué puedo hacer para mejorar la situación?”

“Mi valor como ser humano no depende de tener el peso perfecto ni de ser la persona más inteligente, la más popular, la más rápida o la más simpática o la que tiene los mejores amigos o la que gana más dinero que nadie ni…” ¡Agregue usted el resto!

A veces es difícil ver lo que hay de malo en el pensamiento. Sea paciente consigo mismo. Si se sorprende a sí mismo pensando negativamente, pregúntese si es cierto. Por ejemplo: “Si no apruebo el examen para la licencia de conducción, eso significa que nunca podré aprobarlo”. ¿Es esto verdad? ¿O sólo significa que usted debe prepararse un poco mejor antes de su próximo intento?

Póngase metas realistas.

Empiece con pasos pequeños y elógiese con lo poco que logre cada vez. En lugar de preocuparse en ser perfecto, haláguese por hacer un esfuerzo. A pasos pequeños, usted llegará más allá de lo que creía posible.

Desarrolle una actitud positiva, poco a poco.

Mientras haga más cosas que le importen, mejor se sentirá. Baile, viaje, ofrézcase como voluntario y lea. Busque una salida creativa. Dibuje, cante o teja. Mientras más deje fluir su creatividad, más participará en su propia vida.

Anote pensamientos positivos y póngalos donde los pueda ver.

Aquí tiene algunos:

  • La perseverancia me hará triunfar.
  • Cada error que cometa es una oportunidad más para aprender.
  • Merezco apoyo y pediré ayuda cuando la necesite.

Lograr una autoestima saludable

Recuerde: Cambiar lleva tiempo y es un proceso en marcha. Con la práctica, le será más fácil reconocer el hábito de mantener ideas negativas. Ya que la autoestima varía con el tiempo, es bueno tener un diario que le ayude a seguir su progreso.

Lograr una perspectiva honesta y equilibrada de usted mismo y aceptar su valor como una persona única le ayudará a sentirse más feliz y seguro. Y esto también influirá en los demás, en sus hijos, familia y amigos.