La salud mental de los niños y adolescentes

Trastornos de la infancia y la adolescencia

Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es uno de los más comunes en la niñez y puede continuar en la adolescencia y la adultez. Entre los síntomas se encuentran la dificultad para mantener la concentración y prestar atención, la dificultad para controlar el comportamiento y la hiperactividad (sobre-actividad).

El tratamiento puede aliviar muchos de los síntomas de este trastorno, pero no existe una cura. Con tratamiento, la mayoría de las personas con TDAH tienen éxito en la escuela y llevan vidas productivas. Los investigadores están desarrollando tratamientos e intervenciones más efectivas y usan nuevas herramientas, como las imágenes cerebrales computadorizadas, para entender mejor el TDAH y encontrar formas más eficaces para tratar y prevenirlo.

Algunos niños con TDAH también tienen otras enfermedades o padecimientos. Por ejemplo, uno o más entre los siguientes:

Incapacidad para el aprendizaje: El niño en edad preescolar que tiene problemas con el aprendizaje presenta dificultad para entender ciertos sonidos o palabras o para expresarse con palabras.  El niño en edad escolar tiene problemas con la lectura, la ortografía, la escritura y las matemáticas.

Trastorno de negativismo desafiante: Estos niños son excesivamente tercos o rebeldes, discuten con frecuencia con los adultos y se niegan a obedecer las reglas.
Ansiedad y depresión: Un tratamiento para el TDAH puede ayudar a disminuir la ansiedad y algunas formas de depresión.

Trastorno bipolar: Algunos niños con TDAH también tienen esta enfermedad que ocasiona cambios extremos en el estado de ánimo que van de la manía (un ánimo extremadamente elevado) a la depresión en cortos períodos de tiempo.

Síndrome de Tourette: Pocos niños tienen este trastorno cerebral, pero muchos de los que lo padecen también sufren de TDAH. Algunas personas con el síndrome de Tourette tienen tic nerviosos y gestos repetitivos, como parpadeos, contracciones faciales o muecas. Otros se carraspean la garganta, resoplan o se sorben la nariz con frecuencia, o gritan palabras de forma inapropiada. Estos comportamientos se puede controlar con medicamentos.

El TDAH también puede coexistir con algún trastorno del sueño, incontinencia urinaria nocturna, abuso de substancias nocivas u otros trastornos o enfermedades.

Vea el video “TDAH: Señales de alerta, síntomas e investigación”: youtu.be/IgCL79Jv0lc (en inglés)

Trastornos de conducta

Esta enfermedad abarca comportamientos en los que el niño miente, roba, pelea o acosa a los otros niños. El niño destruye la propiedad ajena, se mete en casas ajenas para robar o porta algún arma que pudiera o no usar. Estos niños o jóvenes también corren un riesgo mayor de usar sustancias nocivas ilegales. Los chicos con trastornos de conducta corren el riesgo de meterse en problemas en la escuela o con la policía.

Es normal que los niños y jóvenes tengan problemas de comportamiento. Pero los trastornos de conducta son problemas de comportamiento a largo plazo (crónicos) que dañan a los demás, por ejemplo:

  •     Comportamiento impulsivo o desafiante
  •     Uso de drogas
  •     Actividad criminal

Los niños con trastornos de conducta tienden a ser impulsivos, difíciles de controlar y no les importan los sentimientos de los demás. Entre los síntomas están:

  • Romper las reglas sin una razón obvia. Comportamiento cruel o agresivo hacia las personas o animales (por ejemplo: acoso, peleas, uso de armas peligrosas, forcejeo sexual y robo)
  • Dejar de ir a la escuela (ausentismo, antes de los 13 años).
  • Beber demasiado y/o uso excesivo de drogas ilícitas.
  • Provocar incendios premeditados.
  • Mentir para obtener un beneficio o para evitar tener que hacer algo.
  • Escaparse de la casa.
  • Vandalizar o destruir la propiedad ajena.

Trastorno bipolar en los niños

El trastorno de espectro bipolar es raro entre los niños. Pero los padres preocupados por el comportamiento de sus hijos pueden referirse a las posibles señales de alerta que explica la Dra. Ellen Leibenluft. La Dra. Leibenluft es investigadora adjunta y jefa de la sección sobre el trastorno de espectro bipolar del Instituto  Nacional para la Salud Mental.

Fuente: Instituto Nacional para la Salud Mental