Salud mental

Mitos y Realidades

“Una de las mejores formas de ayudar a alguien que tenga una enfermedad mental es entender lo que es y lo que no es la enfermedad. Los mitos sobre las enfermedades mentales contribuyen al estigma, que a su vez hace que los que sufran la enfermedad no busquen ayuda.” - Bring Change 2 Mind

Rompamos los mitos y veamos la realidad.
 

MITO: TODAS LAS ENFERMEDADES MENTALES SON IGUALES.

REALIDAD: Existe una amplia variedad de enfermedades mentales, como mismo ocurre con las enfermedades físicas, que varían según  su severidad. Cada persona es única; algunos tienen síntomas ligeros y otros tienen síntomas más serios. Es una gama amplia, no es un asunto en blanco y negro.

MITO: NO HAY ESPERANZA PARA EL QUE TENGA UNA ENFERMEDAD MENTAL.

REALIDAD: Algunas personas se recuperan totalmente de una enfermedad mental y la mayoría puede llevar una vida plena con un tratamiento adecuado. Las enfermedades mentales serias son tratadas con mayor éxito que otras enfermedades crónicas, sobre todo si se tratan temprano.

Mito: Las enfermedades mentales son raras.

REALIDAD: Las enfermedades mentales son más comunes que el cáncer, la diabetes y la enfermedad cardiovascular.

MITO: LAS ENFERMEDADES MENTALES SON CONTAGIOSAS.

REALIDAD: Ninguna enfermedad mental "se pega" por estar en contacto con la persona que la padece. Ninguna enfermedad mental es contagiosa.

Mito: Ninguna persona que conozco padece una enfermedad mental.

REALIDAD: Se estima que las enfermedades mentales afectan a 1 de 4 familias en EE.UU.

MITO: LOS QUE TIENEN TRASTORNOS MENTALES TIENEN UN BAJO CI (coeficiente intelectual).

REALIDAD: No hay ninguna relación entre el CI y las enfermedades mentales.

MITO: Los niños no se deprimen.

REALIDAD: NO siempre es “una parte normal del desarrollo”. Los niños y adolescentes pueden desarrollar enfermedades mentales severas. Sin tratamiento, estos problemas empeoran. Aprende más,

MITO: HAY QUE ALEJARSE DE LAS PERSONAS QUE TIENEN UNA ENFERMEDAD MENTAL PORQUE SON VIOLENTOS.

REALIDADPrácticamente todos los estudios demuestran que las personas con trastornos mentales no son más violentos que cualquier otra persona, si asumimos que no abusan del alcohol ni de las drogas y que reciben un tratamiento. Con frecuencia, las personas con trastornos mentales son víctimas de la violencia, los estigmas y la discriminación.

MITO: LOS "PADRES MALOS" SON LOS CAUSANTES DE LA ENFERMEDAD MENTAL DE SUS HIJOS.

REALIDAD: Hace unos 50 años muchas personas creían que si un niño tenía una enfermedad mental, la culpa era de sus padres, lo cual es falso. Es cierto que algunas veces un acontecimiento o algo que ocurre en el ambiente familiar del niño provoca los síntomas de alguna enfermedad, pero éstos son parte de un estrés típico como problemas durante el embarazo, la influenza o la muerte de alguien de la familia.

Con frecuencia las enfermedades mentales son hereditarias, pero como mismo ocurre con muchos padecimientos físicos, esto es impredecible. Es un motivo para estar alerta sobre síntomas potenciales, igual que hacemos al tener en cuenta si alguien de la familia tiene cáncer o hipertensión.

Fuente: Portland Identification and Early Referral (PIER) Program; U.S. Surgeon General