Salud mental

¿No está seguro si necesita ayuda?

"Es dificíl tener tiempo para sacar una cita y luego no dejar de ir."

Planifique sus citas a una hora efectiva para usted. Los psicoterapeutas, las clínicas y los hospitales ofrecen citas después de las horas de trabajo o para el fin de semana. Cuando llame para obtener una cita, explique su situación. La mayoría de los profesionales de la salud mental tratan de encontrar un momento que funcione para ambos.

Quizás tenga que esperar por la cita si sus síntomas no son tan severos, pero vale la pena la espera.

"No puedo ir hasta allá".

Pídale ayuda a algún amigo o busque el itinerario del autobús local.

"¿Ver a un psiquiatra? ¡Yo no estoy loco!" 
"La gente pensará que soy flojo”. “¿Qué pensarán mi familia y mis amigos cuando lo sepan?"

Usted busca ayuda para poder sentirse mejor. Hace falta fortaleza y valor para pedirle ayuda a los demás.

Los trastornos de la salud mental son reales y dañan la salud física. Con frecuencia son ocasionados por la falta de equilibrio entre ciertos componentes químicos del cerebro. También puede ser un problema de familia. Pero estos trastornos de la salud mental no son un defecto de la personalidad.

Usted puede mejorar con un tratamiento correcto. El tratamiento incluye medicamentos, orientación psicopedagógica, psicoterapia (terapia), cuidado personal o una combinación de éstos. El tipo de tratamiento que reciba dependerá de la seriedad de sus síntomas.

"Alguien verá mi historial clínica y descubrirá esto”.

Los médicos, los profesionales de la salud mental, los hospitales y las clínicas asumen con seriedad la privacidad. No compartirán su información médica con nadie que no esté involucrado en su tratamiento. Si tiene preguntas sobre su privacidad, pida información al respecto cuando llame para una cita.

"He tratado de hablar con la gente, pero ni entienden ni les importa".

A algunos les resulta difícil entender o relacionarse con su situación. Pero otros entenderán. Considere buscar personas que hayan tenido experiencias similares a la suya.

"No puedo pagarlo".

Muchos pueblos y ciudades tienen recursos para ayudar. Llame al departamento local de servicios sociales o la oficina de asistencia social.

Si tiene seguro médico, revise su póliza. Los beneficios de salud mental suelen estar separados y los cubre otra compañía.

Pregunte si el estado donde vive cuenta con la “Ley de Igualdad para la Salud Mental”. Es posible que su empleador deba ofrecer un seguro de salud mental.

Conozca la “Ley de Licencia por Razones Médicas y Familiares” (FMLA, según siglas en inglés). Usted pudiera usarla para ausentarse del trabajo para asistir a citas médicas.
Pídale ayuda a su médico. Es posible que pueda encontrar medicamentos gratis o a bajo costo, así como orientación y psicoterapia.

Considere obtener Medicaid si tiene bajos ingresos, o Medicare si usted es mayor de 65 años. Estos programas pueden ayudarle.