Trauma
Veer_2461163_drugabuse

¿Qué es el trauma?

Cuando un suceso devastador interrumpe su vida, de repente todo cambia. No puede regresar a la rutina de antes: quizás perdió su casa o a un ser querido o ha tenido una enfermedad o accidente graves. Primero, se sentirá aturdido, abatido, “golpeado” o “anestesiado”. Éstas son reacciones normales que muchos viven ante sucesos traumáticos.

Existen dos tipos de trauma: el físico y el mental. El trauma físico incluye la respuesta del cuerpo ante una lesión seria o alguna amenaza a la salud física. El trauma mental incluye ideas que aterran y sensaciones dolorosas. Es la respuesta de la mente ante una herida seria. El trauma mental produce sentimientos intensos. También ocasiona un comportamiento extremo, como un miedo intenso o inutilidad, retraimiento o indiferencia, falta de concentración, irritabilidad, problemas para dormir, agresividad, hipervigilancia -esperar con intensidad a que ocurran más sucesos dolorosos o recuerdos, con la sensación de que el suceso es recurrente.

Una respuesta puede ser el miedo. Miedo a que un ser querido sea lastimado o que muera. Se piensa que mientras más se expone una persona ante sucesos traumáticos, mayor es su daño mental. Po ejemplo, en un tiroteo en la escuela, un estudiante que resultó herido tendrá un trauma emocional más severo que un estudiante que estaba en otra parte del edificio. No obstante, la exposición indirecta a la violencia también es traumática. Esto incluye ser testigo de la violencia, como ver o escuchar una muerte o la destrucción de un edificio por una bomba o el estallido de un avión.

El camino de regreso al bienestar puede tomar más tiempo de lo esperado. Es importante recordar que los demás pueden ayudarnos de varias formas y es buena idea pedir ayuda.

Respuestas comunes ante un suceso traumático

Entre las respuestas comunes se encuentran:

  • Shock
  • Insensibilidad
  • Sentirse atormentado
  • Depresión
  • Temor de lastimarse a sí mismo y/o a algún ser querido
  • Emociones extremas
  • Falta de concentración
  • Confusión
  • Pérdida de memoria
  • Recuerdos indeseados
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Náusea
  • Mareo
  • Latido cardíaco acelerado
  • Temblores
  • Dolores de cabeza
  • Dormir mal
  • Inquietud física
  • Irritabilidad
  • Discusiones con amigos y familiares 
  • Retraimiento
  • Silencio excesivo
  • Un sentido del humor inapropiado
  • Comer más o menos de lo usual
  • Uso o abuso de sustancias nocivas

Estrategias de afrontamiento

Las estrategias de afrontamiento deben incluir estos elementos:

Apoderamiento

Tomar el control de nuestra recuperación para contrarrestar los efectos del trauma que nos quitó todo el control.

Validación

Es la necesidad de que los demás nos escuchen para validar la importancia de lo que nos ha sucedido y entender la repercusión de este trauma en nuestra vida.

Conexión

El trauma nos hace sentir solos. Como parte de la recuperación, necesitamos reconectar con los demás.