Lidiando con Trauma

El abuso infantil

¿Qué es el abuso infantil?

Todos los niños tienen derecho a un hogar seguro y afectuoso, ya sea junto a sus padres o con cualquier otro adulto responsable de su cuidado y crianza. Los niños de todas las edades están expuestos al abuso y los menores de 4 años, sobre todo los bebés, corren el mayor riesgo de resultar gravemente heridos o de morir como consecuencia de un abuso. El abuso infantil no tiene límites y ocurre en todos los niveles socioeconómicos, razas, etnias y culturas, en todos los niveles de educación y en todas las religiones. Según un estudio del Departamento de Salud y Servicios Humanos, de la Administración sobre Niños y Familias, en el año 2008 solamente 1,740 niños murieron en los Estados Unidos por abuso y abandono y los Servicios de Protección al Niño hallaron 772,000 casos de niños que eran víctimas de abuso. Muchos casos de abuso infantil no se reportan.

El abuso infantil se manifiesta de muchas formas y todo abuso es igualmente dañino para la salud física y emocional del niño y su desarrollo. El abuso y maltrato a los niños abarca un rango que va desde el abandono, como no garantizar un hogar seguro y limpio, el abuso verbal, como el uso de insultos y el menosprecio, hasta el abuso físico, como golpear y morder, así como el abuso físico y el abuso psicológico más severos en forma de abuso sexual. Un factor importante del abuso infantil es la relación entre las diferentes formas de abuso: un niño que sufre de abuso sexual es también víctima del abandono y un niño sujeto al abuso verbal a menudo es víctima también del maltrato físico.

El abuso causa estrés que perturba el desarrollo cerebral en edad temprana y puede dañar además el desarrollo del sistema nervioso e inmunológico. Como resultado, los niños expuestos al abuso y al abandono corren un riesgo mayor de sufrir problemas de salud en la edad adulta. Estos problemas incluyen el alcoholismo, la depresión, el abuso de las drogas, trastornos para comer, la obesidad, un comportamiento sexual de alto riesgo, vicio de fumar, suicidio y ciertas enfermedades crónicas.

Con frecuencia, el abuso empieza en un hogar donde hay mucho estrés. Los factores estresantes pueden ser el uso abusivo del alcohol y las drogas, así como un estrés excesivo sobre el empleo y el dinero. Este estrés también puede manifestarse en otros problemas como el abuso conyugal. También, el abuso suele subestimarse en barrios y comunidades donde la violencia es común.

Para prevenir el abuso infantil, tenemos que saber reconocer algunos comportamientos comunes y síntomas físicos que manifiestan tanto el niño maltratado como el adulto que maltrata.

Señales de abandono

Considere la posibilidad de que existe abandono cuando el niño:

  • Falta con frecuencia a la escuela.
  • Pide o roba comida o dinero.
  • Carece de necesaria atención médica o dental, vacunas o  lentes para ver.
  • Está sucio siempre y huele muy mal.
  • Carece de ropas suficientes según el clima.
  • Abusa del alcohol u otras drogas.
  • Afirma que no hay nadie en su casa que se ocupe de él.


Considere la posibilidad de que existe abandono cuando un padre u otro adulto a cargo del niño:

  • Parece indiferente ante el niño.
  • Parece apático o deprimido.
  • Se comporta irracionalmente o de manera rara.
  • Abusa del alcohol u otras drogas.

Señales de abuso verbal

Considere la posibilidad de abuso verbal cuando el niño:

  • Recibe insultos de sus padres, parientes o amigos
  • Recibe críticas, sarcasmos, burlas o gritos y malas palabras
  • Es intimidado con amenazas
  • Es culpado por las acciones y comportamiento de sus padres
  • Sus sentimientos no se tienen en cuenta

Señales de abuso emocional

Considere la posibilidad de que existe abuso emocional cuando el niño:

  • Muestra comportamientos extremos, como demasiada obediencia, pasividad extrema o agresión.
  • Se comporta inadecuadamente como un adulto (haciendo de padre de otros niños, por ejemplo) o demasiado infantil (por ejemplo, meciendo o moviendo con frecuencia la cabeza).
  • Su desarrollo físico-emocional está retrasado.
  • Ha tratado de suicidarse.
  • Reporta una falta de apego con su(s) padre(s).

Considere la posibilidad de que existe abuso emocional cuando un padre u otro adulto a cargo del niño:

  • Constantemente culpa, menosprecia o reprende al niño.
  • No se preocupa por el niño y se rehúsa a aceptar ayuda para resolver los problemas del niño.
  • Rechaza abiertamente al niño.

Señales de abuso físico

Considere la posibilidad de que existe abuso físico cuando el niño:

  • Tiene inexplicables quemaduras, mordidas, moretones, huesos rotos o un ojo morado.
  • Tiene moretones que ya no se notan mucho u otras marcas que se notan, después de haberse ausentado de la escuela.
  • Parece tener miedo de los padres y protesta o llora cuando es hora de irse a casa.  
  • Se retrae cuando se le acerca algún adulto.
  • Reporta que fue lastimado por uno de los padres o por la persona a cargo suyo.

Considere la posibilidad de que existe abuso físico cuando un padre u otro adulto a cargo del niño:

  • Da una explicación contradictoria, no convincente o ninguna explicación ante la herida del niño.
  • Describe al niño como "malvado" o de otra manera muy negativa.
  • Usa una disciplina física violenta con el niño.
  • Tiene una historia de abuso cuando era niño.
  • Tiene un temperamento explosivo.