Lidiando con Trauma

Ayudar a los niños y adolescentes en situaciones difíciles

Hable con sus hijos sobre lo que sienten. Los niños y adolescentes necesitan oír que es normal sentir miedo. Cuando usted reconoce estas emociones, lo ayudará a sentirse aliviado.

Recuerde que usted no tiene que "arreglar" la forma que su hijo se siente. En su lugar, concéntrese en ayudarlo a entender y sobrellevar sus experiencias. La recuperación es un proceso gradual para la mayoría y algunos requieren de ayuda profesional.

Si los síntomas de estrés no disminuyen después de unas semanas o si empeoran, considere consultar a un profesional de la salud mental que tenga entrenamiento especial para trabajar con niños o adolescentes. 

Ayude a sus hijos adolescentes

  • Ofrezca atención y consideración adicional.
  • Esté presente para escuchar a sus hijos, pero no los obligue a hablar sobre sus sentimientos y emociones.
  • Estimule la conversación entre compañeros sobre experiencias traumáticas.
  • Promueva la participación en el trabajo de recuperación de la comunidad.
  • Señale la necesidad de participar en actividades físicas.
  • Apoye el reinicio de las actividades sociales y recreativas usuales.
  • Practique el plan de seguridad de la familia para situaciones futuras.

Ayude a su hijo en edad escolar

  • Ofrezca atención y consideración adicional.
  • Escuche cómo su hijo cuenta su experiencia traumática.
  • Establezca límites de manera firme ante comportamientos indebidos.
  • Motive a su hijo a expresar sus ideas y sentimientos a través de la conversación y el juego.
  • Asigne tareas en el hogar que sean estructuradas sin ser demasiado exigentes.
  • Practique medidas de seguridad para posibles incidentes futuros.

Ayude a su hijo en edad prescolar

  • Mantenga una rutina cotidiana con la familia.
  • Haga un esfuerzo extra para ofrecerle comodidad y tranquilidad.
  • Evite separaciones innecesarias.
  • Permítale al niño dormir temporalmente en la habitación de sus padres.
  • Motive al niño a expresar sus emociones a través del juego, el dibujo y los cuentos.
  • Limite el tiempo delante de la TV.
  • Jueguen juntos afuera.
  • Desarrolle un plan familiar de urgencia para situaciones futuras..